¿Cuáles son los motivos de consulta más comunes?

Son problemas tales como sentirse triste, abatido, desilusionado o sin motivaciones.
Indeciso, tímido, con miedos infundados, torpe en las relaciones, con baja autoestima, con temor a no dar la talla, a no estar a la altura
Ansioso, frustrado, decepcionado, enfadado, estresado
Sintiéndose sometidos, sin libertad
Contradictorio, a veces incoherente, con rupturas estancadas o duelos enquistados
Fatigado, apático, con enfermedades orgánicas o psicosomáticas
Inhibido, aislado, abrumados por sentimientos de fracaso
Impulsivo y descontrolado, con cambios de humor drásticos.
Cayendo siempre en la misma actitud, repitiendo patrones que no procuran satisfacción
Sintiéndose responsable, o al menos en parte, de lo que le pasa, y sin embargo incapaz de encontrar soluciones
Cansado de aliviar los síntomas con medicación que no logra paliar los problemas
Agotado por atender y cuidar a otras personas
Con dificultades en la relación de pareja o con los hijos o en el trabajo.
Encerrado en círculos viciosos, con conflictos internos o con desadaptación al mundo en que está inmerso y que le generan un alto nivel de malestar, sufrimiento emocional e insatisfacción con la vida en general.