¿Cómo se trata este sufrimiento emocional? ¿Cómo es el proceso terapéutico?

El trabajo a llevar a cabo puede ser diferente: desde unas entrevistas aclaratorias y de orientación o una terapia breve focalizada en un problema específico, una terapia con tiempo limitado, hasta un trabajo largo y profundo que va a producir cambios importantes en la vida de la persona.
El proceso sigue un método que propone una especie de introspección asistida, cuidadosa y acompañada, a través de la palabra, en busca de los fundamentos del malestar, pero también de las oportunidades de curación, en ocasiones ocultas o no accesibles para la persona.
Este trabajo se fundamenta en el respeto, el secreto profesional y la abstención de cualquier juicio moral.
Se trata de crear un espacio terapéutico de trabajo conjunto que favorezca al máximo la capacidad de expresión libre y espontánea de  la persona,  para lograr un progreso hacia el equilibrio interno y una mejor adaptación al entorno, proyectando una posición nueva y original ante los problemas, y soluciones que serán las suyas, personales y auténticas. El tratamiento psicoterapéutico va a llevar a la persona a aumentar su grado de libertad para evaluar opciones y tomar decisiones, realizar cambios duraderos y profundos, y en definitiva, llevar una vida más plena y satisfactoria.